Patrimonio

Casa Palaciega Trucense 

El fin de las violencias banderizas, fruto de la disolución de la crisis que afectó al territorio a finales de la centuria del Cuatrocientos y principios del Quinientos, unido al auge económico, se refleja en el incremento del número de edificios que se construyen.

Ahora se levantan viviendas de carácter más residencial que militar, pero sin perder su aspecto castrense con un fin más bien simbólico.

A la vez que aparece el caserío como construcción para alojar a los campesinos, surgen edificios de viviendas destinados a la nobleza en sus diferentes grados.

La nueva función de los edificios se va a reflejar en la apertura de ingresos a nivel de suelo, utilizando arcos de medio punto conformados con grandes dovelas naceladas en las aristas, sin temer ya los ataques de enemigos. Aunque mantienen la misma localización que las torres, a las que sustituyen a veces, el planeamiento de la construcción es diferente.