Patrimonio

Ferrería de Muñanes 

Esta instalación conserva actualmente gran parte de sus componentes arquitectónicos, aunque muy transformados y es estado precario. En estado ruinoso, al exterior conserva el salto de agua y las canalizaciones.

La primera noticia referente a dicha ferrería la encontramos en un documento del año 1615, en que Diego Sierra de Cotillo, vecino de Artzentales, declara en su testamento como él ha trabajado durante ese año en dicho establecimiento, del que es dueño Martín de Salazar, vecino del concejo de Sopuerta, y desean que arreglen las cuentas pendientes que sobre su trabajo tienen ambos pendientes.