Plazas de toros

 
La plaza de toros asociada a la Iglesia Parroquial tiene planta circular con barrera y cuatro filas de tendido, sin aparecer totalmente cerrada, presentando un amplio acceso por el SE.
Al exterior está sustenta por pilares de cemento armado sin cubrición. Tiene puerta de toriles y cuatro chiqueros y su piso es de arena. Aunque datada en el siglo XVIII, aproximadamente hacia 1734, fue transformada, en una plaza de hormigón del estilo “español” o “castellano”, en una desafortunada obra de hacia el año 1957. Esta plaza recibe el nombre de San Pedro de Romaña.