Las plazas de toros de Turtzioz

Es llamativa la cantidad de plazas de toros repartidas por los barrios de las Encartaciones Occidentales. La tradicional economía granadera de los habitantes hacia corriente el empleo de vaquillas bravas en las diversiones que se celebraban periódicamente según el calendario religioso. Se localizan cercanas a las ermitas de los barrios, en terrenos terraplenados tendentes a la planta circular, utilizando el desnivel como defensa y construyendo muros altos donde era necesario. Contaban con toriles y tribuna de obra de cantería. Los burladeros eran simples lajas clavadas en el muro que facilitaban el salto. La construcción de estas plazas se data a mediados del siglo XVIII y durante la centuria siguiente.

La tradición Trucense en cuanto a la celebración de fiestas relacionadas con los toros está totalmente afincada a principios de del siglo XVII. Los cosos para celebrar las fiestas religiosas siempre se emplazaban cercanos a las ermitas de los distintos barrios, y con seguridad sabemos que cada ermita tuvo su coso correspondiente.

En Trucios existen cuatro plazas de toros, lo cual demuestra que la afición de sus habitantes por estos “espectáculos” se halla muy afincada, los cuatro se hallan asociadas a un templo: A la Iglesia Parroquial, a la ermita de la Caridad, a la de San Roque y a la de Trinidad.